La Salud en Nuestras Manos

Nuestras manos son una de las partes del cuerpo que pueden decir mucho de nuestro estado de salud. Por ejemplo, medir la intensidad de la fuerza con que las manos pueden agarrar puede dar detalles de las posibilidades de sufrir problemas de corazón. El hecho de morderse las uñas, por ejemplo, dice mucho de nuestros hábitos y puede arrojar luz sobre algunas afecciones que no se perciban a simple vista.

la onicofagia

La onicofagia no sólo causa problemas estéticos sino que, además, puede provocar alteraciones en los dientes y otras consecuencias en diferentes partes de nuestro cuerpo. Para empezar, hay que destacar que puede ser un claro indicio de ansiedad, un recurso fácil para relajar los nervios. Con el tiempo se convierte casi en un acto reflejo y en un hábito muy difícil de dejar.

El cuidado de las manos aplica tanto a hombres como a mujeres, por eso todos deberíamos preocuparnos por la salud de la piel, y también en las manos.

La piel es el órgano más grande del cuerpo humano pero, a la vez, es el más expuesto a agentes externos. En las manos la piel es más fina que en la mayoría de nuestro cuerpo y por eso es necesario cuidarlas especialmente.

Al igual que la cara es el espejo del alma, las manos también dicen mucho de nosotros mismos, de nuestro estado de salud. Los dedos de las manos también son propensos a afecciones o dolencias, como por ejemplo la onicofagia. Debido a esto, es relevante aplicar los cuidados necesarios, al igual que en otras zonas delicadas de la piel como el cuello y la cara (porque ahí la piel es muy sensible y fina).